lunes, 22 de octubre de 2012

ORIGEN Y EVOLUCION DE LA MUSICA EN VENEZUELA



En sus inicios, la musica en Venezuela como elemento artistico, de aporte cultural, de aprendizaje a traves de una catedra, musica religiosa, instrumental clasica, de opera...es traida en el siglo XVI como un aporte mas de la colonia a la cultura criolla del Venezolano.
Y con la aparicion de la Iglesia, elemento de gran influencia sobre las sociedades coloniales, comienzan a traerse musicos y maestros que empiezan a enriquecer, ensenar y difundir este importante patrimonio.

He aqui algunos datos historicos:

SIGLO XVI
Los Inicios:
En 1528 el conquistador español Juan de Ampíes, funda la ciudad de Coro y dos años más tarde, el 21 de julio de 1530 el Papa Clemente VII (1523-34) erige a Coro en Obispado, hecho que implicaba la creación de una Capella catedralicia y la designación de un Chantre o Maestro de Capilla. El primer obispo será don Rodrigo de Bastidas, quien llega a Coro después de su visita canónica a Puerto Rico, en 1536. Será sucedido por don Miguel Ballesteros el 22 de agosto de 1546.
En 1534 llegan a Coro el designado Deán de la Catedral de dicha ciudad, presbítero y buen cantor Juan Rodríguez de Robledo (¿1504-1570) y el religioso y músico Juan Fructos de Tudela, nombrado primer Chantre del nuevo obispado, quienes se encargan de gobernar la diócesis mientras arribaba el obispo Bastidas, lo cual sucede en 1536.

16 de Julio de 1591: El Ayuntamiento de Caracas acuerda la contribución de 50 pesos a fin de subvencionar al Profesor Don Luis Cárdenas Saavedra para la fundación de una Escuela, entre cuyas enseñanzas figuraría el Canto Llano.

Melchor Quinttela, organista de la iglesia de Caracas en 1592. Se le nombra en las actas del Cabildo de Caracas del día 31 de julio del mismo año; solicita y recibe un sueldo del Cabildo por su trabajo: .pidió petición Melchor Quintella, organista, se le nombre salario por servir a tal organista.y que en el ynter toque los órganos que se le pagará. Este es el primer organista que se nombra en la ciudad de Caracas (Enc.Bigott, p 488).

8 de Agosto de 1593: El mismo Ayuntamiento acuerda abonar a Don Juan Arteaga, 30 pesos anuales como Profesor de Canto en la Escuela fundada por Cárdenas (María Luisa Sánchez, p. 5).

SIGLO XVII
El 20 de junio de 1637, Felipe IV mandaba a erigir en Caracas la iglesia catedral; se menciona a Juan García Moreno como organista de la nueva sede episcopal caraqueña.
Será sustituido años más tarde por Blas de León Ordóñez

José de León, designado organista de la Catedral de Caracas desde 1658 hasta 1669, cuando renunció.

En 1669 se reseña la existencia de un clave grande en Caracas, este instrumento le es prestado a Fray Felipe Salgado del Convento de S. Jacinto.

En 1671 se crea el cargo de Maestro de Capilla en la Catedral de Caracas y se designa al Pbro. Gonzalo Cordero (¿1620-1679) para ocupar este cargo, al cual se le asignan 300 pesos anuales como pago.

El 21 de abril de 1687 es nombrado Maestro de Capilla de dicha Catedral, el Pbro. Don Francisco Pérez Camacho, (1659-1724) músico nacido en El Tocuyo; a él se confiará también en 1689, la enseñanza del Canto Llano y Música figurada en el Colegio Seminario de Sta. Rosa .a todos los que deseen aprenderlo, para lo cual se le asigna un sueldo de 200 pesos anuales y 25 adicionales. También en 1689, El XIV Obispo de Venezuela, Mons. Dr. Diego de Baños y Sotomayor, dicta las Constituciones del Colegio Seminario de Santa Rosa de Caracas; en ellas se señala que .a las diez de la mañana acudirá el maestro de música a dar lecciones de canto llano a los seminaristas y demás que quisieren. (Ob.cit. Cap.8°).

SIGLO XVIII
El 18 de Diciembre de 1771, el Obispo Mariano Martí instala el Oratorio de los Neristas.
El Padre Pedro Ramón Palacios Sojo Gil de Arriata (1739-99), conocido como el Padre Sojo propone las premisas de su Congregación para el nuevo Oratorio:

1) Servir a Dios utilizando el arte y la cultura, especialmente la música.
2) Fundar una Academia de Música.
3) Promover las Veladas Musicales en las Haciendas de La Floresta, San Felipe y Blandín, ubicadas en lo que es hoy el Municipio Chacao (Enciclopedia de la Música en Venezuela, p. 366).
Ambrosio Carreño (1721-c. 1801) -posible primer maestro de Juan Manuel Olivares- Primer músico de la dinatía de los Carreño, hijo de Adrián Carreño y Antonia Quirós. Destacado como Maestro de Capilla y organista, fue alumno de música del padre Jacobo de Miranda Cienfuegos, se desempeña como Maestro de Capilla del Oratorio de los Neristas (Oratorio de San Felipe de Neri) y se le asigna un pago de 10 a 15 pesos, hasta 1774.

La Escuela de Chacao
A comienzos de la Década de 1780, el Padre Pedro Palacios y Sojo hacia 1784, designa a Juan Manuel Olivares (1760-1797) como su joven director.
Esta no será una ACADEMIA como tal, es una ETIQUETA ESTILÍSTICA que define al grupo de compositores que por iniciativa del Padre Sojo, se congregaron y trabajaron alrededor de Olivares en la Caracas de entonces y hasta 1799.

Merecen especial mención en este grupo como Maestros de esta Escuela:
José Francisco Velázquez El Viejo (1755-1805)
José Antonio Caro de Boesi (c.1760-1814)
José Angel Lamas, (1775-1814) el más importante compositor del período. Nombrado Bajonista de la Catedral de Caracas en 1796, cargo que ocupó durante 18 años. Su obra más importante es el Popule Meus (1801). Además es autor de una conocida Misa en Re M (1810) para voces y orquesta un Miserere y otras obras religiosas.
Juan José Landaeta, en 1811 crea el Certamen de Música Vocal e Instrumental, proyectado como Escuela de Música con una orquesta anexa. (1780-1814)
José Francisco Velásquez El Joven (1781-1822)
Cayetano Carreño (1774-1836)
Lino Gallardo, en 1819 crea una Academia de Música e incluye la formación de una orquesta. (1773-1837)
Juan Meserón, compositor de varias Sinfonías y autor de la obra teórica Explicación y conocimiento de los principios generales de la Música primer texto venezolano de enseñanza musical publicado en 1824. (1779-c.1845)
Pedro Nolasco Colón, organista y compositor, autor de un conocido gradual aleluyático Qualis est, entre otras obras. (17¿?-1813)

Otros Maestros venezolanos del Siglo XVIII:
Bernabé Montero (¿-?), nació en el siglo XVIII y murió en el XIX.
Dionisio Montero (¿?-1806) De su producción solo se conserva una breve pieza de piano Melodía del siglo pasado. Se destacó como organista, pianista y compositor.
Mateo Villalobos (1774-¿?), Francisco y Pedro Villalobos
José Rodríguez (¿-1814), compositor, violinista y director de orquesta.
Marcos Pompa (¿-1812) y
José de la Luz Urbano (1755-1810), organista de la Catedral de Caracas.

Rasgos resaltantes en las Obras de estos maestros
El Contrapunto, la instrumentación, la armonía, las formas musicales, no tenían misterios para ellos, y en el manejo de las voces eran maestros consumados. (José Antonio Calcaño, Contribución al Estudio de la Música en Venezuela).
Humberto Sagredo Araya en un artículo publicado en la Revista Musical de Venezuela en 1975, invita a los investigadores musicales a considerar la música española y latinoamericana del siglo XVIII como una rama paralela al clasicismo vienés, ambas descendientes de la italiana.
...Siempre hemos pensado que sería de vital importancia localizar las partituras que supuestamente llegaron a nuestra tierra desde Europa y que sirvieron de paradigma a nuestros compositores. (Juan Francisco Sans, 1991).

Juicio Crítico
Señala el compositor y musicólogo Juan Bautista Plaza (Revista Nacional de Cultura, N°1, 63, p.120), citado por el especialista José Peñín, que:
...podría decirse que los músicos de la Escuela de Chacao son la expresión intuitiva del alma colonial venezolana o por lo menos la faz religiosa de ésta, muy diferente ya de la que nos legara la Madre Patria... La gran mayoría de las obras conservadas son de carácter religioso. Son obras escritas, en gran parte, para tres o cuatro voces donde el rol de la orquesta es acompañante, lo que no impide que haya trozos instrumentales puros, unos más desarrollados que otros, pero que muestran cómo nuestros compositores han sabido amalgamar el tratamiento polifónico de los italianos, en el cual prevalece la línea melódica del canto apoyada por las voces del conjunto pero sin opacarla y por una Orquesta integrada según el modelo de Mannheim que mantiene con las voces cantantes un sereno equilibrio. La Escuela de Chacao es, tal vez, la expresión artística colonial de mayor validez en Venezuela. La calidad de las obras de nuestros compositores de la época demuestra lo bien que supieron aprovechar las enseñanzas recibidas y el talento de quienes integraron dicha Escuela. (Cfr. Enc. Bigott, p.368).

SIGLO XIX E INICIOS DEL XX
Otros Compositores
Además de los ya mencionados en capítulos anteriores; se destaca también en Venezuela un grupo de compositores entre los cuales cabe mencionar a:

José María Montero (1782-1869) Compositor, organista, docente y Maestro de Capilla. De él se conservan varias obras religiosas. Formó a varios músicos de su tiempo.

José Ignacio Burgos, fagotista y compositor (1783-182?) poco se sabe de su actividad como compositor.

José María Isaza, destacado compositor de obras para coro y orquesta, música religiosa, épica y obras para voz y piano.

Rafael Isaza, autor de numerosos aguinaldos, obras corales y valses.

Román Isaza, pianista, compositor y director de orquesta.

Ramón Montero Organista, compositor y profesor de música del siglo XIX. También se conservan varias de sus obras.

José Ángel Montero (1832-1881) Hermano del anterior. Es uno de los compositores más destacados del siglo XIX. Autor entre otras muchas obras, de la ópera Virginia estrenada en Caracas el 26 de abril de 1873. Autor de zarzuelas, música sacra, etc.

Felipe Larrazábal (1816-1873), uno de los compositores más importantes en la Venezuela del siglo XIX. Autor de muchas obras para piano, de cámara y piezas para canto.

Ramón Lozano (1780-1832)

José del Rosario Ibarra (1790-1838)

Casimiro Arias, compositor, organista y maestro de capilla.

Lúcio Alva (1787-1821), compositor y organista.
Sebastián Lozano
José María Mendible Isaza, alumno de J.M.Olivares.

José María Cordero, compositor y director de orquesta.

Francisco Javier Ustáriz (1772-1814), abogado, político, legislador, militar y destacado compositor, autor de varias obras, entre ellas una Misa.

Narciso Lauro, músico y docente de finales del siglo XVIII.
José Antonio Páez (1790-1873) prócer de la Independencia, compositor y mecenas musical.

Pedro Pereira, organista de San Felipe de Neri.

Manuel Peña Alba, se le considera alumno de la Escuela de Chacao. Se destacó como instrumentista de Orquesta.

Juan Bautista Carreño, Destacado compositor de quien se conservan varias obras. Hijo de Cayetano Carreño y maestro de capilla de la Catedral de Caracas en sustitución de su padre.

Juan de la Cruz Carreño, autor de varias obras que aún se conservan: In Monte Oliveti, Jaculatoria de Jesús Crucificado.

José Lorenzo Montero (¿-1857), compositor hijo de Bernabé Montero y hermano de Dionisio José y Bernardino Montero. Se conservan varias de sus obras: Misas, Himnos, Oberturas, etc.

Francisco de Paula Magdaleno (1852-1910), violinista, clarinetista, compositor y director de orquesta y banda. Dirigió la Banda Marcial Caracas. Es el autor de la conocida y popular marcha rápida Diana Carabobo.

Francisco de Paula Aguirre (1875-1939), compositor del joropo Amalia y del valse Dama Antañona.

Paz Abreu (1848-1880) pianista y violinista caraqueño; profesor de piano en la ciudad de Barquisimeto, donde murió.

Heráclio Fernández (1851-1886), autor del famoso valse joropeado El Diablo Suelto y compositor de otros valses, una Misa y otras obras.

Ramón Delgado Palacios (1867-1902), destacado pianista, compositor, maestro de capilla, organista y docente. Formado en el Conservatorio de París. Autor de numerosas obras y hermosos valses para piano.

La Academia de Música y la Sociedad Económica de Amigos del País, en el Siglo XIX
La aprobación de la Academia se hace pública en la Gaceta de Caracas del 27 de enero de 1819, consistía en una sociedad de conciertos y no en un centro de formación musical. Sus miembros y varios aficionados integraban una orquesta.
En 1829 se funda la Sociedad Económica de Amigos del País entre cuyas metas se encontraba el fomento de la enseñanza musical que había caído en postración.
En 1831 se establece la Sociedad Filarmónica de Atanasio Bello Montero (c.1800-1876) y José María Izaza. Se incluye una Escuela de Música con orquesta de alumnos y una Sociedad de Conciertos.

La Academia de Bellas Artes
La Diputación de Caracas en resolución del 3 de diciembre de 1849 establece la Academia de Bellas Artes, la cual tendrá una Escuela de Música.
Dicha Escuela se instala el 1 de enero de 1850 y su primer director será el maestro Atanasio Bello Montero, compositor, violinista y director de orquesta.
La Escuela se abre con 29 alumnos: 12 de violín, seis de piano, cinco de flauta, cinco de canto y uno de trompa (corno) y como profesor de clarinete, el destacado músico Luis Jumel.

El Conservatorio de Bellas Artes
Por Decreto del 7 de mayo de 1870 se crea el Conservatorio de Bellas Artes, el cual se encarga también, de la enseñanza de la música. Su director será el compositor, humanista y político don Felipe Larrazábal (1816-1873).
Siete años después, en 1877, se convierte por Decreto del 3 de abril, en el Instituto de Bellas Artes y su director será el general, músico violonchelista e historiador, don Ramón de la Plaza Manrique (1831-1886). En julio del mismo año, se publica el Pensum de Estudios Musicales, el cual comprende: Melodía, Solfeo, Canto, Música Instrumental, Armonía, Contrapunto y Fuga, Instrumentación, Composición, Historia del Arte, Estética y Filosofía Crítica de la Música.
A fin del mismo año 1877, el Instituto cuenta con 46 alumnos y su director-presidente es el compositor, violinista, pianista, jurisconsulto y político don Eduardo Calcaño (1831-1904). En este Instituto figuran también: Francisco M. Tejera (1840-1878), pianista, compositor y docente; Carlos Páez, Juan Bautista Abreu, profesor de piano, maestro de capilla, organista y constructor de órganos; Salvador Llamozas, (1854-1940) pianista, docente, crítico y editor; Manuel F. Azpúrua, Pedro Ramos, destacado violinista de Caracas; Juan B. Calcaño, compositor y pianista; Manuel Hernández, compositor y destacado flautista; Antonio Jesús Silva, (1833-¿?) compositor, teórico, pianista y docente; José Angel Montero, el compositor de mayor fama en este tiempo, a quien ya nos hemos referido; Jesús María Suárez, (1845-1922) también pianista, docente y compositor; Rafael M. Saumell, pianista, director de orquesta y docente; y Leopoldo Sucre (1838-1902) pianista, compositor, director de orquesta y de la Banda Marcial Caracas a partir de 1889, como sucesor de Federico Villena.

La Escuela Politécnica
En el mes de marzo del año 1884 se crea la Escuela Politécnica, dentro de su Plan de Estudios se contemplan las cátedras de teoría musical y de solfeo (Decreto del 14 de marzo de 1884) pero al año siguiente se excluye a la música del Plan de Estudios de dicho Instituto.

La Academia Nacional de Bellas Artes
Dos años más tarde, el 4 de agosto de 1887, se crea la Academia Nacional de Bellas Artes, y entre las materias de enseñanza especializada se incluye la música. Se establecen dos (2) años para el aprendizaje de los instrumentos de viento metal o cobres; tres (3) años para el piano, el solfeo, el canto y los instrumentos de viento madera y (4) cuatro años para el de los instrumentos de cuerdas.
Dicha Academia se inauguró solemnemente, en la casa propiedad de la Nación ubicada con el número Oeste 1 (Esquina de Sta. Capilla), el 10 de octubre de 1887. En este Instituto impartieron la enseñanza de la música: Federico Villena (1835-1899), El compositor más importante en Venezuela durante esta parte del siglo XIX. Natural de Turmero, Estado Aragua, violinista reconocido, organista y maestro de capilla, ejecutante de otros instrumentos, compositor, docente, director de orquesta y de bandas; director de la Banda Marcial Caracas en 1882 hasta su muerte. Ignacio Bustamante (¿-1921), Alumno de Juan Bautista Abreu, se destacó como pianista, compositor y docente. Francisco de Paula Pineda (¿1850-¿?), Compositor y guitarrista, profesor de dicho instrumento. Rogerio Caraballo, compositor, flautista y violinista, además de director de orquesta. Ocupó el cargo de docente en la cátedra de instrumentos de cuerdas; y Manuel E. Hernández, también flautista, compositor y docente. Autor de varias obras para orquesta, banda, música vocal y repertorio pianístico. Pedro Elías Gutiérrez (1870-1954) contrabajista, compositor y director de orquesta y de la Banda Marcial Caracas desde 1911 y hasta 1949; autor de misas, valses y zarzuelas, entre ellas, la Zarzuela y el joropo Alma Llanera. Jermán Ubaldo Lira (1867-1970), organista, compositor y director de bandas.

Hasta 1892 se enseñó en dicho edificio, tanto la música como las artes plásticas; luego fue destinado a cuartel militar y en 1893 se le destinó nuevamente, a la enseñanza de la música y de las artes plásticas pero con un nuevo nombre, se le llamó:
Conservatorio de Música y Declamación y en 1905, se le cambió la denominación por Instituto de Bellas Artes. En 1912, se retoma el nombre de Academia de Bellas Artes y Conservatorio de Música y Declamación; luego, en 1915, se le llama Escuela de Música y Declamación.
En 1941 se llamó Escuela Nacional de Música; y en 1945, Escuela Superior de Música y más tarde, Escuela de Música José Angel Lamas.

Teresa Carreño y Reynald Hahn
Mundialmente famosos desde finales del Siglo XIX

María Teresa Carreño García de Sena
Nace en Caracas en 1853 y muere en New York, el 12 de junio de 1917. Se destaca desde niña como prodigiosa pianista. Comienza así, una carrera llena de éxitos que la llevan a superar su preparación y condiciones naturales en las principales ciudades del mundo. Contó con el aprecio musical tanto de Franz Liszt como de G. Rossini. Se relacionó con los grandes de la música de su tiempo y realizó triunfales conciertos en varias capitales de Europa y en Estados Unidos. Como compositora no fue poseedora del mismo talento que poseía para el piano, sin embargo produjo una buena cantidad de obras para piano, para voz y piano, para coro y orquesta y música de cámara. Son famosas entre otras obras, su conocido Himno a Bolívar y su Grande Vals o Vals Gottschalk, dedicado al virtuoso Louis Moreau Gottschalk.

Reynaldo Hanh
Nace en Caracas en 1874. Fija su residencia en Francia y muere en París, el 28 de enero de 1947. Alumno de composición de Jules Massenet, se destacó como compositor, director de orquesta, cantante, pianista y crítico musical.

Entre sus obras destacan: Chanson grises, Études latines, Chansons vénitiennes, las comedias musicales Mozart (1925), Brummel (1931, las operetas: Ciboulette (1923), Malvina (1935); las óperas Nausicaa (1919), Merchand de Venise (1935), conciertos, piezas instrumentales y música de cámara, además de muchos escritos periodísticos sobre crítica musical. Llegó a ser Director de la Opera de París. (Cfr.J.A.Calcaño, ob.cit. 229.233).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada